Carlos

Qué ternura de niño aunque en las pista es duro, duro! La nieve no se le resiste a pesar de lo chiquitín que es!